ENVASES SOSTENIBLES

Una realidad que no podemos evitar, son los procesos de producción de los diversos materiales destinados a envases, muchos de los cuales son responsables del gran desafío que supone el Cambio Climático, para el futuro del planeta. La producción, el consumo de materias primas, el transporte, todo ello favorece a que muchos de estos materiales, presenten una elevada huella de carbono en su elaboración. En Sodesa cuidamos hasta el mínimo detalle para frenar este terrible impacto sobre el Medio Ambiente. Te invitamos a descubrir como lo hacemos.

Menos Materia Prima,
menos explotación de recursos

Un primer detalle importante es la cantidad de materia prima que utilizamos a la hora de la fabricar nuestros productos. Para un mismo tipo de envase utilizamos hasta tres veces menos cantidad que uno fabricado con otro material. Sabemos que los recursos para la producción son limitados, y evitamos su sobreexplotación.

Menos consumo de energía,
menos Cambio Climático

Los procesos de producción para otros materiales exigen un gasto energético mucho mayor, además de las propias emisiones de la planta productora.
Este mayor gasto energético contribuye notablemente al aumento del efecto invernadero y al consecuente aceleramiento del Cambio Climático.
Menos energía, menos emisiones.

Menos consumo de Agua

La fabricación de envases en otros materiales, además del consumo energético, necesitan de grandes cantidades de un bien escaso como es el Agua. En Sodesa fabricamos sin necesidad de explotar un recurso tan necesario, ahora y en el futuro.

Cuidado en el transporte

A envases más ligeros, mayores cantidades en cada transporte. Los productos SODESA viajan de manera eficiente, ya que los productos de otros materiales necesitan más espacio, mayor cantidad de transportes y mucho más combustible por su mayor peso. También en este momento de la producción seguimos reduciendo nuestra huella de CO2 y aportando nuestra parte para reducir el calentamiento global.

Menos comida en el
cubo de la basura

Uno de los quebraderos de cabeza para las familias es la comida, que con el paso del tiempo pierde su frescura y termina en el cubo de la basura. Muchos de nuestros envases van destinados al sector alimentario, y gracias a ellos los alimentos pueden mantener sus propiedades óptimas durante más tiempo. Reducimos las huella de CO2 de la industria agroalimentaria y aprovechamos los recursos de nuestro planeta.